La crisis sanitaria ha provocado que la gran mayoría de los sectores hayan tenido que reinventarse y se haya precipitado un proceso de transformación digital que, en circunstancias normales, habría tardado años en llegar. Sin duda, uno de los que se han visto forzados a buscar alternativas ha sido el de los eventos. Primero el confinamiento domiciliario obligó a que este tipo de actividades únicamente se pudieran realizar online y ahora que se empiezan a retomar los eventos físicos, las limitaciones de aforo y el distanciamiento social ha impedido que se vuelvan a celebrar del mismo modo que antes de la pandemia. Por eso las restricciones hacen que la celebración de un evento solo presencial no tenga sentido, especialmente si queremos atraer a la mayor cantidad de público posible. De ahí que los eventos híbridos se hayan presentado como la mejor solución, no solo para solventar la situación que estamos viviendo debido a la COVID-19 sino para que cuando esto pase, podamos ofrecer eventos de una mayor calidad.

¿Qué es un evento híbrido?

Cuando hablamos de un evento híbrido nos referimos a una combinación entre el mundo físico y virtual. Es decir, aquel que se realiza en un lugar físico, con asistentes presenciales pero en el que parte de su audiencia también participa a través de internet y tiene las mismas posibilidades de interacción que aquellas que están in situ.

Ventajas de los eventos híbridos

Los eventos híbridos nos ofrecen una serie de ventajas con respecto a los que son puramente online o presenciales que debemos aprovechar:

  • Ni los organizadores ni los asistentes están sujetos a limitaciones físicas o geográficas por lo que podemos dirigirnos a personas que estén en cualquier lugar del mundo.
  • Se puede acceder al contenido del evento en cualquier momento y las veces que uno quiera, ya que permanece de forma virtual.
  • Las personas que prefieren los eventos cara a cara a los online tienen la oportunidad de asistir físicamente.
  • La vida del evento híbrido es mucho más larga que el que es únicamente físico, ya que podemos continuar interactuando con los asistentes una vez finalizado.
  • La imagen de marca que proyectan los organizadores de un evento híbrido es altamente profesional y se posicionan como referentes en el sector, ya que muestran que están a la vanguardia de las últimas novedades y tecnologías.
  • Resulta mucho más fácil interactuar de forma personalizada con los asistentes.
  • Podemos generar nuevos canales de ingresos.

Sin duda, esto es inviable si no contamos con una herramienta específica que te permita integrar un evento físico con uno online. El uso de plataformas como Zoom o Google Meet no son suficientes a la hora de organizar un evento híbrido, ya que no se trata solo de la retransmisión del mismo, sino del poder de interacción y participación de los asistentes

Si estás pensando en organizar un evento híbrido, ¡no dudes en consultarnos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies