Uno de los principales errores a la hora de gamificar un proceso es no tener en cuenta el tipo de jugador o el tipo de entorno donde se va a realizar la gamificación. Los juegos se basan en una serie de mecanismos muy básicos de la conducta, pero éstos no son de carácter universal y es fundamental detectar cuál es el más adecuado según cada caso.

Enfrentarse a retos, resolver enigmas, superar obstáculos, colaborar en equipos, adelantarse a los competidores o recibir recompensas directas o simbólicas son acciones y expectativas que devuelven al usuario a una forma natural de aprender, progresar, trabajar y comprometerse. Entender correctamente estos resortes permitirá accionarlos no solo a través de juegos propiamente dichos, sino también mediante los elementos más simples de la gamificación.

Cuando se desarrolla una estrategia de gamificación, se deben tener claros los objetivos de la misma. Esos objetivos deben lograrse modificando el comportamiento de los usuarios. Y el comportamiento de los usuarios debe modificarse atendiendo a sus motivaciones básicas. Las motivaciones de cada persona pueden ser diferentes según sean un tipo u otro de jugador. Por eso es importante tener en cuenta a los jugadores. El proceso sería:

  • Determinar el tipo de jugador
  • Determinar el tipo de motivación del jugador.
  • Determinar elementos de gamificación que modifiquen el comportamiento del jugador hacia nuestros objetivos.

Estrategia de gamificación: la importancia de las motivaciones de los jugadores

Existen motivaciones internas y externas. Entre las motivaciones básicas internas se encuentran, por ejemplo, la aceptación, el honor o la curiosidad. Entre las externas, las recompensas o premios, entre otras.

Según las motivaciones, se diferencias diferentes tipos de jugador. Según el modelo de Bartle, desarrollado para clasificar a los jugadores de videojuegos tipo MUD (Multi User Domain) y uno de los pioneros en gamificación, existen cuatro grandes tipos de jugadores:

Achievers (Triunfadores): Aquellos jugadores que están interesados en su capacidad de actuar en el entorno de juego. Valoran la capacidad de superación personal más que ganar a otros jugadores.

Killers (Asesinos): A diferencia de los achievers, los killers sí encuentran en la competición su motivación principal.

Explorers (Exploradores): Les motiva conocer un nuevo entorno y sorprenderse con lo que va descubriendo.

Socializers (Socializadores): En este caso, les motiva interactuar con otros jugadores. Los juegos para un solo jugador no tienen sentido para ellos y prefieren una mecánica de cooperación que un juego de suma cero (si yo gano, tú pierdes).

Uso de la motivación en las estrategias de gamificación

A la hora de desarrollar una estrategia de gamificación, es fundamental utilizar las motivaciones básicas para producir incentivos externos que conduzcan a los usuarios a tener el comportamiento que se espera de ellos.

Por ejemplo, será absurdo plantear juegos de suma cero (si yo gano, tú pierdes) en un entorno repleto de perfiles socializers, ya que ese tipo de juegos no tienen sentido para ellos y prefieren mecánicas de cooperación.

Del mismo modo, si en un entorno laboral existen problemas entre compañeros que han generado un mal ambiente de trabajo, se deben priorizar las mecánicas de superación personal (despertar el lado achievers de los usuarios antes que el perfil killer).

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que ningún jugador es 100% killer o socializer, sino que la mayoría de los usuarios tienen componentes de los cuatro perfiles aunque se decantan más por un tipo concreto. Dependiendo del componente mayoritario, así deberá adecuarse la propuesta de gamificación.  Si, por ejemplo, se busca llegar a un público lo más amplio posible, habrá que desarrollar una estrategia que contenga elementos atractivos para los cuatro tipos de usuarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies