Que el fenómeno de la gamificación se ha introducido por pleno derecho ya no es una novedad. Las compañías lo tienen cada vez más en cuenta en sus procesos, ya sea a nivel interno dirigido a estrechar lazos con sus profesionales, a nivel formativo o, por supuesto, para conseguir un contacto más cercano con sus clientes, incrementar las conversiones, etc. Si se quiere incrementar el engagement, la gamificación se convierte en una realidad a tener muy en cuenta.

Las cifras hablan por sí solas. El mercado de la gamificación ha supuesto un gasto de 6,8 billones de dólares en 2018, y se atisba un futuro aún más prometedor, con 40 billones de dólares para 2024. El crecimiento actual de la implementación de estos sistemas, anualmente, es del 34%. Según un reciente informe de Deloitte, en los próximos años, el 25% de los procesos de las compañías pasarán por incluir sistemas y dinámicas de gamificación. En el horizonte de todas esas acciones hay un único objetivo: incrementar el engagement.

Los mercados, las empresas, son conscientes de que nos encontramos ante un universo muy particular, diferente por completo al de décadas anteriores y que está marcado de manera inexorable por la cultura millennial. Ahí está la clave de esa ratio gamifiación-engagement.

Los jóvenes de los que se nutre este universo millennial va camino de convertirse en el 60% del mecanismo profesional de las empresas, y son un nicho de decisión importante en los mercados. La gamificación se ha convertido en la herramienta idónea para conectar con ellos, ya sea en el plano de estrechar lazos afectivos dentro de las estructuras empresariales, a la hora de la formación, para incrementar las ventas de productos y servicios y convertir a los clientes en embajadores de marca o como herramienta de comunicación primordial en eventos. Una vez que se tienen claros los objetivos se puede diseñar la fórmula para llegar a estos nuevos nichos.

Engagement dentro de la empresa

La forma de relacionarse ha cambiado en las empresas y los procesos de gamificación pueden aportar la solución para adaptarse a ese nuevo escenario. El informe Talent Engagement Tendencias para 2019 de Llorente y Cuenca revela que el engagement de las plantillas es una de las principales preocupaciones para el 78% de las compañías del todo el mundo, principalmente porque solo el 13% de la fuerza laboral del mundo se siente comprometido con su empresa. Del mismo modo, la VII Encuesta Adecco sobre la felicidad en el trabajo revela que uno de cada cuatro empleados dice no ser feliz en el trabajo. Por eso la gamificación ha entrado de lleno en este campo para subir ese índice de engagement.

En términos generales, un estudio de Gallup revela que la gamificación incrementa en un 30 por ciento el engagement y la lealtad de los individuos. Centrándonos en el campo concreto de la empresa, de las relaciones con los empleados y la formación, el reto para las empresas es que los trabajadores se conviertan en sus primeros embajadores. Los últimos datos publicados por B-Talent, una solución tecnológica implementada por el Grupo Bizpills, detecta que las formaciones que incorporan dinámicas de gamificación alcanzan un 90% de retención de conocimientos y de aplicación de los conceptos al trabajo. Además, estas acciones de gamificación pueden llegar a rozar el 90% de engagement.

Engagement en el mercado

Las dinámicas y proyectos de gamificación se han convertido también en un elemento indiscutible de las marcas a la hora de conseguir estrechar lazos con los mercados, captar el interés, fidelizar las relaciones y por supuesto alcanzar una mayor conversión. El consumidor busca emociones, y cuando las marcas lo logran el número de conversiones se eleva e incluso se consigue que los usuarios se conviertan en embajadores de la marca.

Las comunidades buscan cada vez experiencias más innovadoras y la gamificación permite entre un 15% y un 20% de incremento de la tasa de conversión, con la particularidad de que además ofrece una mejor experiencia de compra para el usuario (que lo recomiendan y se convierten en embajadores de la firma).

Indudablemente, la gamificación puede convertirse en el gran aliado a la hora de conseguir ese objetivo que todas las empresas y marcas tienen en mente: el engagement. Si quieres saber más sobre estas estrategias consulta a una agencia especializada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies